Origen y cultura

El chocolate es un alimento elaborado a partir de la semilla del cacao, originario del Nuevo Mundo. Este  árbol, oriundo de las cuencas del Amazonas y del Orinoco, fue luego cultivado por los mayas y aztecas. Su semilla era moneda de intercambio y se usaba como dote en las bodas. Tostada y molida era la base de una bebida consumida en rituales religiosos, conocida como "xocoatl" que en lengua nahua quiere decir "agua amarga".

Los españoles, a su llegada a América, encontraron una cultura alrededor del chocolate, y con el aporte europeo del azúcar, fue transformado en una delicia y se convirtió en la bebida favorita de las cortes del Viejo Mundo por su sabor y aroma. En el siglo XVIII el cacao recibe el nombre botánico de Theobroma o "Alimento de los Dioses". Con el tiempo el chocolate ha trascendido fronteras y es una apreciada golosina universal.

Posee también elevado contenido de antioxidantes que ayudan a prolongar la juventud. Su presencia está relacionada con el disfrute de la vida, con el goce de los sentidos y, más allá del placer que produce su consumo, es el antidepresivo natural más eficaz que eleva el estado de ánimo y hace irradiar felicidad.